Inicio Blog--Comentario Social... Paz Paternidad, Custodia Compartida y Paz: ¿Dónde está mi papá?

Paternidad, Custodia Compartida y Paz: ¿Dónde está mi papá?

Usar puntuación: / 11
MaloBueno 
Indice del artículo
Paternidad, Custodia Compartida y Paz: ¿Dónde está mi papá?
Realidad que produce alienación
El Padre/Madre alejado...
Custodia compartida...
Para ser indigno, mejor no ser...
Todas las páginas

A Julio Faisel
y Eduardo Faisel,

A modo de pedirle perdon a mis hijos sin plena paternidad...

Y a Patry.

julio faisel webPuerto Rico, como todas las islas del Caribe, donde la industria azucarera fue su motor económico y la esclavitud el modo de producción fundamental, durante un largo periodo ha sufrido un trauma en el desarrollo histórico de la célula fundamental de la sociedad: la familia.

El hombre no tenía más derecho que aparearse, de conformidad con los intereses del amo. No tenía derecho a sus propios hijos. Uno de los modos de defensa fue procurar desentenderse de ese vínculo que agudizaba el sufrimiento. La mujer, en su condición de madre, en virtud de la ley natural de la maternidad, paso a ocupar el lugar principal en la familia.

Sin embargo, los niños necesitan, para lograr un desarrollo armónico de sus personalidades, de papá y mamá en igualdad de condiciones. Es necesario enderezar el árbol que la historia torcio. La igualdad del hombre y la mujer es también, un derecho constitucional y un problema de dignidad humana. Sin embargo un alto porcentaje de los niños en Puerto Rico solo cuentan, en el proceso de su formación, con la figura materna.

Para peor situación, en aquellos casos en que padres están dispuesto a ocuparse de sus hijos, teniendo las aptitudes requeridas, los tribunales los ignoran, y en un alto porcentaje de los casos solo son convidados de piedra, sin más derecho que aportar una elevada pensión – que muchas veces les impide rehacer sus vidas – y ver a sus hijos cada quince días.

Cuando un niño ve a su padre solo cada quince días, comienza a verlo como la persona ajena a su vida que solo viene a arrancarlo del seno donde él vive junto a la persona que le complementa su vida. Ello le provoca una sensación de desamparo y comienza a rechazar a su propio padre. Este, a su vez, al percatarse de esta situación, termina por alejarse del menor, porque en definitiva se percata que la relación es enfermiza.



Actualizado (Sábado, 01 de Octubre de 2011 09:22)

 
Su Opinión Cuenta...
¿Es urgente una Estrategia Nacional de Seguridad para Puerto Rico que nos ayude a prevenir y contrarestar la violencia?